Tendencias en sistemas de control de acceso y bloqueo eletrónico

Tendencias en sistemas de control de acceso y bloqueo eletrónico
23
Abr

A medida que las organizaciones migran al control electrónico de acceso para mejorar la seguridad y poder integrar múltiples sistemas, ha ocurrido un crecimiento paralelo en la demanda de soluciones de bloqueo electrónico.

Esta tendencia no hará más que crecer rápidamente, a medida que el mercado acelere la adopción de sistemas de control de acceso IP y acoja las novedosas y cómodas soluciones inalámbricas.

Estas soluciones incluyen las cerraduras electrónicas, que se conectan de forma inalámbrica al sistema de control de acceso en línea, y se pueden abrir con teléfonos móviles que funcionan como credenciales confiables.

Según una investigación realizada por la firma IHS, se prevé que los ingresos derivados de la venta de cerraduras eléctricas y cerraduras electromagnéticas superarán los de las cerraduras mecánicas durante el 2017.

En un informe sobre análisis del mercado, realizado en enero de 2014, IHS aseguró que, según sus proyecciones, los ingresos mundiales de estos productos aumentarán en tasas de crecimiento compuestos (CAGR, por sus siglas en inglés) de 6,9% y 7,8%, respectivamente.

En contraste, se proyecta un crecimiento menor para las cerraduras mecánicas de una tasa compuesta de 4,5% en el mismo período de tiempo.

Adi Pavlovic, analista de control de acceso, protección contra incendios y seguridad de HIS, atribuye el aumento de la demanda de estos productos al incremento de la popularidad de los sistemas de acceso electrónicos.

La firma asegura que las cerraduras electromagnéticas y las cerraduras eléctricas son los dispositivos de bloqueo eléctricos más comunes utilizados con los sistemas de control de acceso.

Migración a control de acceso IP

Los sistemas de bloqueo electrónico se vuelven aún más atractivos con la transición al control de acceso IP, entre cuyos beneficios se cuentan la operación simplificada del sistema, la expansión y adaptación a medida y la posibilidad de integrar un sistema de control de acceso físico (PACS, por sus siglas en inglés) con muchas otras soluciones que comparten la misma red.

La mayoría de empresas e instituciones actuales tiene instalada una amplia variedad de sistemas generalmente dispares y aislados, desde sistemas de seguridad, control de acceso y videovigilancia, hasta sistemas de respuesta a incidentes, detección perimetral y monitoreo de alarmas.

Aunque normalmente estos sistemas no pueden compartir fácilmente la información (si es que pueden hacerlo en absoluto), existen sinergias naturales entre cada uno de ellos. Las soluciones IP facilitan su integración y brindan la oportunidad de tener un solo sistema que puede ser mucho más que la suma de sus partes separadas.

La posibilidad de gestionar todos los sistemas de una organización en una sola red y en cualquier entorno también facilita una mejor gestión de las instalaciones.

Adicionalmente, el valor de la inversión se optimiza, puesto que este sistema único puede realizar múltiples funciones con una única interfaz para todas las aplicaciones asociadas.

Las organizaciones que anteriormente operaban varios sistemas de seguridad en redes aisladas, ahora pueden invertir en una sola red IP unificada y las tecnologías que antes coexistían sólo físicamente ya pueden ser gestionadas y controladas lógicamente.

La mayoría de las organizaciones también se están dando cuenta de que, de hecho, el control de acceso IP mejora la seguridad. Una de las razones es que ofrece una visión más completa al permitir la integración de la vigilancia de vídeo con el control de acceso.

La posibilidad de gestionar todos los subsistemas de gestión y análisis de vídeo, los dispositivos de detección de intrusos y los dispositivos periféricos basados ​​en IP asociados, a través de una única interfaz de usuario, mejora significativamente el reconocimiento del entorno, ya que toda la información se puede combinar y correlacionar de forma inmediata.

En tanto que las organizaciones continúen implementando la conectividad IP para el control de acceso, también seremos testigos de la adopción de cerraduras conectados de forma inalámbrica, que permiten un control intermedio y casi en tiempo real de la apertura de las puertas.

Esto reduce los costos de cableado y mitiga los problemas que acarrea el uso de llaves mecánicas, las cuales son difíciles de controlar y gestionar, fáciles de robar y extraviar, y dificultan las investigaciones cuando se producen incidentes.

Hay una serie de cuestiones que es necesario tener en cuenta al implementar cerraduras electrónicas dentro de la red de control de acceso.

Fuente: noticias.alas-la.org/